Para que nuestro organismo funcione adecuadamente precisa de una serie de nutrientes “esenciales”. El problema reside en que nuestro organismo no los puede sintetizar, y por lo tanto es necesario ingerirlos con la alimentación. No solamente hay vitaminas, minerales, aminoácidos o ácidos grasos “esenciales”, sino que también existen 8 azúcares esenciales que son imprescindibles para la transmisión de la información intercelular y por lo tanto, muy importantes para la salud.

Los gliconutrientes, también conocidos como monosacáridos o azúcares esenciales, son unos carbohidratos que fueron descubiertos en la década de los setenta, aunque no se empezaron a estudiar más exhaustivamente hasta la década de los noventa. Nuestra alimentación, cada vez más escasa en fitonutrientes, vitaminas, minerales, y gliconutrientes. Teóricamente estos deberían encontrarse en las frutas y vegetales. Los principales motivos de esta degradación de los nutrientes son:

  • El estrés.
  • Las toxinas en aire y agua.
  • Falta de enzimas.
  • Sobre cocción de los alimentos.
  • Nutrición no balanceada.
  • Sobreexplotación de la tierra fértil.
  • El uso de tóxicos y hormonas en la producción de carnes.
  • Pesticidas químicos en frutas y verduras.

Desafortunadamente, todos estos factores hacen muy difícil la obtención y conversión de estos nutrientes para garantizar los ocho gliconutrientes.